Periódico CNT nº 412 – Junio 2014

Ya se encuentra disponible el número 412 del periódico CNT correspondiente al mes de junio del 2014.

El periódico se puede comprar en los siguientes lugares:
CNT-Valencia → Calle del Progreso nº126, Cabanyal-Canyamelar (ver mapa)
Librería Primado → Avenida Primado Reig nº102, Jaume Roig (ver mapa)

Y está disponible para consulta en:
Kaf Café → Calle Arquitecto Arnau nº16, Benimaclet (ver mapa)
Café Cronopio
Calle del Barón de San Petrillo nº46, Benimaclet (ver mapa)
La Gramola Calle del Barón de San Petrillo nº9, Benimaclet (ver mapa)
Loca Bohemia
Calle Enrique Navarro nº8, Benimaclet (ver mapa)
Biblioteca Anarquista de l’Horta Calle Diógenes López Mechó s/n, Camí de Vera (ver mapa)
Peter Rock Bar → Calle Explorador Andrés nº19, El Cedro (ver mapa)
Mendiclub Restobar → Calle Poeta Durán y Tortajada nº4, Ciutat Jardí (ver mapa)
El Kubata de Hojalata → Calle Historiadora Sylvia Romeu nº4, Ciutat Jardí (ver mapa)
Taska Gat → Calle Campoamor nº42, Ciutat Jardí (ver mapa)
El Asesino → Plaza Cedro nº1, El Cedro (ver mapa)
Biblioteca Municipal d’Alginet Calle Arzobispo Sanchís nº29, Alginet (ver mapa)

Periódico CNT 412 - Junio 2014

Descargar periódico

¡Es Orgullo cuando se protesta!

Otro año más, como desde hace más de cuatro décadas, las principales ciudades y capitales del mundo occidental serán el escenario de multitudinarias manifestaciones y marchas en conmemoración de la revuelta de Stonewall: los disturbios del 28 de junio de 1969 en Nueva York, frente a las redadas y el acoso policial contra el colectivo LGTB-Queer. Esta revuelta supondría un antes y un después en la lucha por los derechos civiles, convirtiéndose en una jornada de reivindicación de dimensión internacional hasta nuestros días.

Sobrepasando los derechos reconocidos, las conquistas y avances que en primera persona y por medio de la lucha y el asociacionismo se han alcanzado en estas últimas dos décadas, el colectivo LGTB-Queer sigue poniendo especial énfasis en la existencia de grandes y profundas brechas menos visibles y silenciadas. Homofobia, lesbofobia, transfobia y sexismo/heterosexismo se manifiestan amparados en la cultura dominante, que excluye del modelo heteropatriarcal la diversidad sexual y la libertad en la esfera de la identidad y el género de millones de personas. El acoso y la discriminación en la escuela, debido a la carencia de mecanismos e instrumentos para combatirlos en el ámbito educativo, generan dramas personales por el rechazo y la violencia, aliadas del miedo y el silencio en el ámbito familiar y social. La discriminación en las relaciones laborales por orientación y género suelen culminar en el despido encubierto por “otros motivos” y muchas veces, se revelan cuando el trabajador o trabajadora hace uso de sus derechos por matrimonio o se conoce su situación civil; en otras tantas ocasiones, ser portador de alguna enfermedad de transmisión sexual como el VIH son la lanzadera perfecta para la vulneración de derechos.

Transexuales, intersexuales y transgéneros afrontan también una discriminación más, por el hecho de transgredir el binarismo hombre-mujer. La actual Ley de Identidad de Género basa sus criterios clínicos y psicológicos en el DSM y CIE (catálogos internacionales de enfermedades y trastorno psiquiátricos de EEUU y la OMS) y convierten este proceso en la asunción por parte del individuo de ser tratado desde la óptica de la patología y la enfermedad… Basta recordar que hasta el año 1973 la homosexualidad y el lesbianismo no fueron suprimidos de este catálogo.

La exclusión y la discriminación se hacen letentes y los trabajadores y trabajadoras sexuales caminan aún en el limbo para una sociedad que sí acepta de sus servicios, pero cínicamente rechaza frontalmente sus derechos sociales y laborales, así como su reconocimiento. Y no podemos pasar por alto la absoluta invisibilidad y vulneración de las personas LGTB-Queer sin papeles, exiliadas por las políticas y la cultura homofóbica de sus lugares de origen y aquí excluidos hasta de la propia existencia, siendo el colectivo potencialmente más vulnerables a las agresiones por su orientación sexual.

Es necesario recordar que en más de setenta países, ser LGTB-Queer está penalizado y en algunos extremos, incluso con la pena de muerte (Irán o Mauritania), o con cadena perpetua (recientemente el gobierno de Uganda). Aún más cerca de nuestras fronteras, en países de la UE como Polonia o Rumanía, los colectivos LGTB-Queer son duramente perseguidos y reprimidos por la policía, grupos religiosos y ultraderechistas, ejerciendo una preocupante influencia en el resto de Europa. Como ejemplos tenemos el asesinato homofóbico en 2013 del joven antifascista Clément Méric en pleno centro de París, o la retrógrada Ley de propaganda homosexual del gobierno de Vladimir Putin.

La CNT no sólo es sensible a esta realidad, es parte también de la lucha y la defensa de la libertad de todas las personas por su orientación de género y sexual. Porque somos una organización construida y formada por los de abajo e integrada por trabajadores y trabajadoras que hacemos frente a las desigualdades, ya que las sufrimos, y no sólo en el ámbito laboral.

La CNT debe prestar su atención, apoyo y solidaridad a todas las luchas abiertas por el colectivo LGTB-Queer y abordar también sus estrategias para hacer frente a un conflicto común a todos y todas.

¡Orgullo sí, pero mientras se protesta!

Secretariado Permanente del Comité Confederal

En este número:

  • Portada | Mercadona vuelve a tropezar con la CNT
  • Sindical pág 7 | UGT contra la libertad de expresión. El caso de Xuan Cándano
  • Economía pág 10 | Análisis del Tratado Transatlántico de Comercio e Inversiones (TTIP) (y II)
  • Actualidad pág 12 | Las luchas sociales por la vivienda digna
  • Global pág 17 | Eurasia y el fin del bloque occidental
  • Memoria e Historia pág 23 | Félix Padín, testimonio vital de la Querella Argentina
  • Cultura cuadernillo central | Entrevista a Manuela Trasobares: “El Día del Orgullo Gay se ha convertido en una bufonada capitalista”
  • Opinión pág 25 | A debate: política anarquista en la época del colapso
  • Contraportada | Nuestros locales // El Puerto de Santa María: una bonita historia de apoyo mutuo