Archivo de la categoría: Internacional

[18D] CNT participarà a la VIII Marxa pel tancament dels Centres d’Internament per a Estrangers

L’inici de la marxa tindrà lloc el proper divendres 18 de desembre a les 19:30 a la Plaça de l’Ajuntament de València.

És així com CNT continua participant activament pel tancament dels CIEs, reforçant de nou aquest acte, emmarcat un any més, en les activitats associades al dia dels drets de les persones migrants.

El Sindicat reitera la seua denúncia respecte a les condicions d’insalubritat i maltractaments que pateixen les persones internades, exigint el cessament de les detencions il·legals, les expulsions, les batudes xenòfobes i el tancament d’aquestes presons dissenyades exclusivament per recloure persones que, sense cometre cap delit, són privades de la seua llibertat pel simple fet de no haver nascut a l’Estat espanyol.

Des de CNT es fa una crida per mantenir accions continuades fins aconseguir desmantellar aquests centres, creats expressament, per privar de llibertat a persones per raó del seu origen.

Federació Local de València
Confederación Nacional del Trabajo (CNT)

Cartel XIII Marxa CIEs

CIEs No denuncia l’expulsió de persones preses en el CIE després de l’intent de fugida i la violència policial de la matinada del diumenge

La Campanya pel Tancament dels Centres d’Internament per a estrangers (CIEs No) denúncia que, després els fets esdevinguts la nit del 6 al 7 de setembre i, segons comunicació del propi Cos Nacional de la Policia, “totes les persones d’origen algerià i marroquí han sigut traslladades i no es troben en el complex policial”.

En la passada nit del diumenge, veïns i veïnes van alertar a organitzacions defensores de drets humans sobre tirotejos i crits que s’estaven produint en el CIE de Sapadors. Entorn d’una trentena d’activistes, sobre les onze de la nit, es van personar en les portes del complex policial on van poder presenciar els tirotejos, crits de dolor i el forcejament amb persones que cridaven “rendició, rendició”, tal com denunciava el veïnat.

Fins a les dues del matí diferents tipus de trets van ser efectuats, arribant a saltar bales de goma fora del propi recinte policial. Antidisturbis recolzats per una unitat del cos de bombers van baixar a una desena de persones que es trobaven en la teulada. Testimoniatges asseguren que van sentir cridar a la policia que havia ferits entre els qui es resistien pacíficament a l’acció policial des de la teulada. Així mateix, algunes persones dels edificis adjacents van afirmar “haver vist una ambulància” dins del complex de Sapadors.

Durant el dia d’ahir ha sigut impossible contactar amb cap de les persones implicades, ni amb testimonis dels fets de la nit anterior. De la mateixa manera s’ha impossibilitat el contacte telefònic via mòbil amb les persones en el CIE. Les represàlies després de fets succeïts en la nit d’ahir són una pràctica comuna que “resulta intolerable”, tal com denuncia la Campanya. “D’aquesta manera, s’impedeix novament esclarir els fets i depurar les consegüents responsabilitats. L’única versió que existeix és la policial, atès que el parador de totes les persones d’origen algerià i marroquí és desconegut”, denúncia Ana Fornés, portaveu de la Campanya.

Davant aquests fets, CIEs No manifesta la seua especial preocupació per les persones especialment vulnerables que es trobaven en el CIE. Entre unes altres es troben dos menors, un malalt recentment hospitalitzat per vesse cerebral i sol·licitants d’asil. La plataforma exigeix a la Delegació del Govern que paralitze les deportacions i assegure la integritat de totes les persones en parador ignorat i insta a la Defensora del Poble al fet que intervinga, tant en l’esclariment dels fets com en la protecció de les persones que van intervenir o presenciar els fets denunciats.

Campanya pel Tancament dels Centres d’Internament per a estrangers (CIEs No)

CIE no

En solidaridad con todos los que luchan contra el autoritarismo y la autocracia en Turquía y el Kurdistán

DAFSe han prendido de indignación las calles de Turquía tras el atentado suicida de los asesinos fundamentalistas del Daesh (EI, Estado Islámico) en Suruc y la cínica, vergonzosa y criminal actitud que ha adoptado el gobierno turco a continuación. Masivas manifestaciones y violentos enfrentamientos en casi todas las ciudades turcas, desde Estambul hasta las zonas de mayoría kurda, expresaron la rabia de una población que se rebela contra los lazos de complicidad, cada vez más evidentes, que unen al gobierno de Erdogan con el califato de Al Baghdadi. La respuesta oficial no se ha hecho esperar: detenciones de cientos de militantes kurdos y de izquierda, bombardeos de posiciones del PKK en Iraq y de las YPG en el norte de Siria y, en general, una violencia que ha acabado con el proceso de paz y el alto el fuego vigente estos último años. No nos engañemos, que algunos de los ataques aéreos y las detenciones se hayan dirigido contra el Daesh y sus simpatizantes en ningún modo quiere decir que sean estos los principales objetivos de la ofensiva. Si acaso, estos son la excusa para la actitud cínica del gobierno turco, cuya respuesta a la masacre de Suruc consiste en arremeter contra las agrupaciones de las víctimas y detener a los compañeros de los fallecidos. Basta con tener en cuenta que el 85% de los detenidos a raíz del atentado, son militantes de grupos pro-kurdos o de izquierda y sólo el 15% restante son salfistas. Lo que antes era una sospecha ahora es un secreto a voces: el estado y el gobierno turco colaboran con Daesh en su lucha contra las fuerzas seculares y revolucionarias en Turquía y el Kurdistán.

Por un lado, las 32 víctimas mortales y las decenas de heridos entre los brigadistas que se habían reunido en Suruc para dirigirse a la reconstrucción de Kobane son un mensaje claro a todos los sectores laicos y progresistas del mundo musulmán: para los integristas religiosos, todo aquel que defienda la libertad frente a la imposición merece la muerte.

En última instancia, más allá de cualquier excusa étnica o religiosa, el califato no es sino la forma cultural del estado totalitario, en su versión más bárbara e intolerante. Llamar nazi o fascista al Daesh sería un anacronismo. Pero como han señalado varios autores, el modelo del califato no es tanto el original medieval, como las dictaduras totalitarias del siglo XX, vestidas con un ropaje teocrático.

Por el otro lado, es precisamente sobre este terreno que el gobierno turco encuentra más afinidades con Daesh que con los sectores laicos y liberales de su país, sobre todo teniendo en cuenta su propia deriva autoritaria, más acentuada cuantos más apoyos pierde. Por eso le preocupa más el asentamiento de una movilización contestataria en Turquía y en el Kurdistán que los crímenes de lesa humanidad que puedan cometer los salafistas. El genocidio, la esclavitud sexual de niñas y adolescentes de minorías étnicas, las ejecuciones sumarias con los métodos más crueles, la tortura, la persecución a los homosexuales, la represión de las mujeres y en general todas las atrocidades que conlleva el poder estatal desenfrenado y esquizofrénico-teocrático, no parecen preocupar tanto al estado turco como el establecimiento de zonas libres en el norte de Siria y su relación con la oposición contestataria de izquierda en la propia Turquía.

Porque la situación en Oriente Medio no se puede explicar como un enfrentamiento entre árabes y occidentales, cristianos o musulmanes, o entre kurdos étnicos y turcos, aunque todos estos aspectos estén presentes también. No en vano, el suicida de Suruc era tan kurdo como las milicianas de las YPG que mandan a los fanáticos de Daesh a pudrirse en su infierno todos los días. Y en fin, todos ellos son musulmanes sunníes, como las unidades del Ejército Libre Sirio, que luchan en Rojava contra el Daesh y la dictadura de Al-Assad, aunque hayan tenido menos protagonismo a nivel mediático. Lo que se libra ahora en Turquía y Rojava es más bien una guerra civil entre partidarios de una dictadura teocrática, de un modelo de estado totalitario adaptado a las peculiaridades culturales e históricas de la zona, y los enemigos de la imposición religiosa. Es una dinámica que se repite en muchas sociedades musulmanas, aunque en ningún caso el enfrentamiento sea tan enconado y violento como aquí. Si a esto añadimos el contenido revolucionario y antiestatal del confederalismo democrático que defienden las milicias de las YPG en el norte de Siria, entenderemos por qué el gobierno turco teme más a su propia oposición interna y al establecimiento de zonas liberadas al otro lado de su frontera que al ejército de decapitadores y fanáticos suicidas del califato. Un pueblo armado que conquista su libertad es la pesadilla de cualquier estado.

Más allá de cualquier diferencia que pudiera haber y sin caer en idealizaciones, CNT reafirma su compromiso con la libertad y en contra del fanatismo y el autoritarismo y por ello envía un abrazo fraterno y libertario a quienes se enfrentan cada día a las bombas y las balas de los estados terroristas para defender unos espacios libres de imposición, que también son nuestros. La sangre de los mártires de Suruc, de los manifestantes asesinados por la policía turca y de los milicianos y milicianas que se enfrentan al fundamentalismo todos los días es la misma que late en nuestro corazones con anhelo libertario. Su sacrificio también construye nuestra libertad y por ello les estamos eternamente agradecidas. Sus victorias son las nuestras. Un fuerte abrazo solidario, compañeras.

Por la CNT-AIT,
el secretariado de exteriores.

A continuación reproducimos el comunicado de DAF (Acción Anarquista Revolucionaria, colectivo libertario turco que apoya la lucha en el norte de Siria) sobre la masacre de Suruc. Hacemos nuestras sus palabras y su indignación.

COMUNICADO DE LOS COMPAÑEROS DE LA DAF (ACCIÓN ANARQUISTA REVOLUCIONARIA – TURQUÍA)
21 de julio de 2015.
NUESTRA TRISTEZA SERÁ NUESTRO ENOJO, KOBANÊ SERÁ RECONSTRUIDA
 
El día de ayer, cerca de 300 personas procedentes de diferentes ciudades, se juntaron bajo el llamado de la Federación de Asociaciones de Jóvenes Socialistas, para reconstruir Kobanê, ciudad que intentó ser saqueada por el Estado Islámico. Hoy, al llegar a Suruç (Pîrsus en kurdo), justo antes de salir rumbo a Kobanê, estas jóvenes personas hicieron un comunicado de prensa frente al Centro Cultural Amara de Suruç (Pîrsus). Al final del comunicado de prensa, una bomba explotó en medio de la multitud, silenciando muchos corazones que habían estado latiendo con la esperanza de la reconstrucción.

Según la información recopilada hasta el día de hoy, 31 personas murieron y cientos fueron heridos en la explosión. Tras la explosión de hoy, desde los hospitales de Suruç (Pîrsus) oímos los nombres de los caídos. Aquellos que salieron procedentes de diferentes ciudades, aquellos con grandes esperanzas en sus corazones, ahora son los caídos, bajo el objetivo de los asesinos.
Las personas que han salido a las calles con el fin de pedir cuentas por la muerte de los caídos, aquellos que esperan frente a los hospitales, son amenazados por los TOMA (vehículos con torreta que lanza agua) y por la policía que llegó al Centro Cultural Amara, antes que las ambulancias. En Mersin, en Siirt, en İstanbul… la gente que sale a las calles es amenazada con ser masacrada, por el Estado asesino, por medio de la colaboración de asesinos.

Aquellos que han masacrado muchas vidas, comenzando desde el primer día de la Resistencia de Kobanê, están ahora tratando de desmoralizarnos mediante el asesinato de nuestros hermanos.

Estamos tratando de reconstruir una nueva vida contra ISIS (Estado Islámico), contra el Estado que colabora junto con ISIS, contra la política de guerra del Estado que nunca termina. No importa lo que cueste, aún con nuestro dolor, así como nuestra rabia, vamos a reconstruir Kobanê y a recrear la vida en esta geografía saqueada.

(Hoy Alper Sapan de la Iniciativa Anarquista de Eskişehir fue asesinado en el ataque. Y un amigo llamado Evrim Deniz Erol fue severamente herido)
Bijî Berxwedana Kobanê! / Larga vida a la resistencia en Kobanê!
Bıjî Şoreşa Rojava! / Larga vida a la Revolución del Rojava.

Acción Anarquista Revolucionariad (DAF)

La invisibilización de la diversidad de género y su papel marginador

En una publicación anterior sobre la libertad sexual, mencionábamos una investigación de la Agencia Europea de los derechos Fundamentales acerca de las discriminaciones sufridas en la UE  y Croacia por los colectivos LGTB. Tras leer el informe nos asaltaba la duda acerca de si no se había tenido en cuenta a las personas intersexuales y queer para realizar el estudio o si simplemente se las había incluido implícitamente en el grupo transgénero.

Esto puede parecer relativamente irrelevante pero no deja de ser un revelador síntoma del papel que juega la invisibilización en la especial marginación social que sufren las personas que no se ajustan al rol de género que socialmente se les asigna. El desconocimiento genera el caldo de cultivo necesario para que afloren las fobias y los datos están ahí para demostrar que quienes más sufren la invisibilización son también a quienes más se discrimina. Si una de cada cinco personas se ha sentido discriminada por su orientación sexual en el mundo laboral, la proporción asciende a una de cada tres cuando hablamos de discriminaciones por identidad de género. Una diferencia notable que se aprecia también en otras cuestiones como las amenazas o las agresiones físicas.

Así que cuando los medios de comunicación, la industria de la cultura o el sistema educativo se niegan sistemáticamente a abordar la interesexualidad, la identidad queer o incluso la realidad de las personas transgénero, están contribuyendo por omisión a la brutal discriminación que sufren quienes no se ajustan a la identidad de género que les ha sido socialmente asignada. Es por lo tanto fundamental que los colectivos y organizaciones obreras de base hagan suya, además de la lucha de clases, la lucha para educar a la sociedad en el conocimiento y el respeto por la diversidad de género.

Federación Local de Valencia
Confederación Nacional del Trabajo (CNT)

Identidad de género

 

La doble maldición de ser homosexual y obrera

Una conductora de autobuses reconoce abiertamente su homosexualidad y es despedida fulminantemente. Cualquiera diría que esta noticia se corresponde con uno de esos lejanos países a los que asociamos con sistemáticas violaciones a las libertades, pero no. Es una noticia ocurrida en el Estado español hace menos de un año, aunque pudiera parecer de la época en la que a las personas homosexuales se les aplicaba la ley de vagos y maleantes.

De hecho, no se trata de un caso aislado. Según una investigación de la Agencia Europea de los Derechos Fundamentales que se publicó en mayo de 2013 y en la que se entrevistó a 93.000 personas gays, lesbianas, bisexuales y transgénero*, un 20% de quienes habían estado trabajando o buscando empleo durante el último año, sufrieron algún tipo de discriminación por su orientación sexual.

Esta situación se agrava además en el contexto de las sucesivas reformas laborales que han ido abaratando y facilitando el despido. Una situación que precariza y empobrece doblemente a quien, además de pertenecer a la clase trabajadora, no cumple con la heteronorma todavía ampliamente impuesta en muchos ámbitos de nuestra sociedad.

Es por ello que todo sindicato o movimiento social que luche por los derechos de la clase trabajadora no puede dejar de prestar una atención especial a aquellas personas que, en pleno siglo XXI, siguen teniendo una orientación sexual inaceptable para quien ostenta los medios de producción.

Federación Local de Valencia
Confederación Nacional del Trabajo (CNT)

*Ignoramos si intersexuales o queer quedaron fuera del estudio o, como de costumbre, simplemente se las invisibilizó al asimilarlas dentro de los grupos LGTB.

Identidad sexual