CÓMO FUNCIONAMOS

Qué es la CNT

La Confederación Nacional del Trabajo es un sindicato. Hacemos anarcosindicalismo, es decir, sindicalismo de ideas anarquistas. Nuestra aspiración es la transformación de la sociedad a través de la acción colectiva y solidaria de los trabajadores.

Descargar el librito en pdf:  ¿QUE ES LA CNT?

No confiamos en los partidos políticos ni en la representatividad de las instituciones, por lo que no participamos en las elecciones sindicales y pedimos la abstención en las elecciones políticas.

Creemos en otra forma de gobernarnos, más libre, más cercana, en la que todos contemos de forma efectiva en la toma de decisiones y en el manejo de nuestras vidas. Nos oponemos a pensar que estamos en el mejor de los mundos posibles, y día a día, intentamos organizarnos para pensar, difundir, crear y buscar de una forma independiente y horizontal, formas de emancipación personal y colectiva.

Creemos en la acción coordinada y solidaria, en el esfuerzo sumado y en la inteligencia colectiva, sin que por ello pretendamos disolver al individuo y colocarlo debajo del grupo y sometido a éste. Al contrario, el mantenimiento de la individualidad es el que da fuerza y sentido al grupo.

Elegimos el sindicalismo como campo principal de nuestras actuaciones, porque creemos que las relaciones del trabajo son las principales fuentes de desigualdad en nuestra sociedad. Desde nuestra acción sindical intentamos crear conciencia en los trabajadores, no sólo de la situación individual de cada uno, sino de la de todos aquellos que vendemos nuestra fuerza de trabajo como forma de subsistencia, sin que por ello tengamos que comulgar con las ruedas de molino que nos ofrecen el capitalismo y el estado.

Creemos que los trabajadores debemos recuperar el espíritu combativo, la conciencia de nuestra importancia y nuestra fuerza como colectivo, más allá de las culpas que el sistema echa sobre nosotros de no ser productivos, no ser competitivos, de costar mucho dinero a las arcas públicas… asumamos la idea de ser productores, y la dignidad que ello conlleva, viendo a los que son como nosotros, a compañeros, y no a enemigos para conseguir un trabajo o un ascenso.

No obstante, no dedicamos nuestra actividad exclusivamente al sindicalismo, sino que trabajamos en otras muchas cuestiones sociales, siempre, lógicamente, en la medida de nuestras posibilidades. Bien a través de campañas específicas de la CNT o bien en colaboración con otras organizaciones y personas con las que podamos compartir un fin concreto y una forma de funcionar. En cualquier ámbito donde podamos expresar nuestras ideas sin cortapisas, donde se funcione de forma horizontal, donde no haya imposiciones de ninguna clase de cúpula.

Nuestra historia no es un lastre ni un dogma, es una fuente de experiencia y el referente de las vivencias de aquellos que fueron capaces de arriesgar todo porque creían en un mundo mejor, en el poder de las ideas y no en las ideas desde el poder. Queremos que esta memoria y este ejemplo no se pierdan, que no se silencie la persecución que sufrieron los anarcosindicalistas en este y en otros países del mundo. Pero no por ello somos una organización anclada en el pasado, sino que miramos al presente y al futuro, y es por eso por lo que trabajamos y luchamos.

Nuestras ideas son internacionalistas, por lo que la CNT se halla asociada a la AIT (Asociación Internacional de Trabajadores), compuesta por los diferentes sindicatos nacionales que confluimos en nuestras ideas y formas de acción. No somos vanguardia del proletariado, por lo que no tenemos soluciones ya preparadas de antemano para solucionar todos los problemas, ni creemos que haya un paraíso “anarquista” donde todo sea perfecto y se llegue a la paz eterna.

Pensamos que las soluciones a los problemas las tienen que encontrar los pueblos en cada momento histórico, que son las ideas y las voluntades de cada uno de nosotros las que deben hacer lo que la sociedad sea en cada tiempo. No salvamos a nadie y no prometemos nada más allá de lo que somos, una propuesta de lucha sindical, social y política, de crítica y de autoorganización siempre en marcha. En vez de capitalismo y competitividad proponemos solidaridad, en vez de autoridad y liderazgos proponemos la acción directa sin intermediarios, en vez de jerarquías y privilegios proponemos igualdad de oportunidades, en vez de oscuridad y delegación de funciones, proponemos participación y responsabilidad. Frente al sindicalismo corporativo y burocrático de los comités de empresa, el sindicalismo participativo y solidario de CNT a través de sus secciones sindicales, sus sindicatos de ramo y sus federaciones locales.

Frente al sindicalismo de los dirigentes, el sindicalismo de los trabajadores, los de abajo. Frente al sindicalismo comprensivo con el capital, cómplice de la economía capitalista y sus desastres ecológicos y humanos, este otro sindicalismo, el anarcosindicalismo, radicalmente opuesto a colaborar con esos desastres.

La CNT no es comprensiva con las crisis del capital; si ellos han generado la crisis, que la resuelvan ellos; nosotros sólo nos ocupamos de la defensa de nuestros derechos. No evadimos nuestras contradicciones, las tenemos, como cualquiera que se precie de estar vivo.

¿Vivimos en la Luna?

No vivimos en la luna. Estamos aquí y ahora. Las propuestas que hacemos, tanto de funcionamiento cotidiano como los análisis a largo plazo de la realidad económica y sindical no son utopías, ni descabellados argumentos para autosatisfacernos.

Pero es más fácil descalificarnos utilizando esas manidas acusaciones, que bajando al terreno de discutir lo que proponemos.

Los que tienen el poder, los que se benefician de él, o los que no quieren tener conflictos en su arquitectura mental, prefieren llamarnos locos, antiguos, desfasados.

¿Cómo funcionamos económicamente?

Creemos que el trabajo sindical y social debe partir de la voluntad del afiliado o militante, por lo que en la CNT ningún afiliado o cargo cobra sueldo alguno. Nos ganamos la vida como el resto de trabajadores, en trabajos ajenos a nuestra militancia, lo que nos proporciona, al mismo tiempo, independencia y bastante salud mental.
Este sindicato vive de las cuotas de los afiliados; no recibimos subvenciones, ni de las empresas ni del estado, porque consideramos que es la única manera de mantener la independencia de los gobiernos, los partidos, y lógicamente, de los empresarios.
¿Quién puede afiliarse?

Cualquier trabajador o trabajadora por el sólo hecho de serlo puede afiliarse a nuestra organización, independientemente de su opinión política o religiosa. No podrán afiliarse los miembros de los cuerpos represivos ni los carceleros.
El militante de la CNT no tiene porqué ser anarquista, o comulgar con todos los principios ideológicos del anarquismo, sino que tan solo debe respetar los acuerdos de la organización y no actuar de manera que ésta quede desprestigiada o en forma contraria a lo que se decide por mayoría.
No obstante, los afiliados son libres de manifestar su desacuerdo con actuaciones del sindicato y de participar en acciones que no compartan personalmente o que crean desacertadas.
¿Cómo tomamos las decisiones?

De forma asamblearia.

En CNT los comités tienen tan sólo una función de coordinación y trabajo.

Las decisiones, en los distintos ámbitos (locales, regionales, nacional) las toman los propios afiliados. Nadie nos impone una dirección o emana directrices.

Los sindicatos en su localidad, son autónomos para decidir todo aquello cuanto les afecte. A través de reuniones regionales o nacionales, en las que asiste la representación directa de los sindicatos, se deciden las cuestiones que afectan a la región o al conjunto de la confederación.

¿Cómo se estructura la CNT?

La CNT está formada por sindicatos que tienen entre sí un pacto federativo, es decir, manteniendo su libertad de acción dentro del respeto a los acuerdos que nosotros mismos nos hemos dado.

Así, los sindicatos de una región conforman la federación regional, y las distintas regionales, forman la confederación.

¿Quién forma parte de los Comités?

Dentro del sindicato todos los afiliados ostentan la misma capacidad de decisión y el voto de cada uno vale lo mismo.

Tanto del Secretario General como del afiliado que se acabe de incorporar.

Para las relaciones con la federación regional y nacional, así como para la representación externa de la organización se elige un comité del sindicato, compuesto por un secretario general, y secretarios de organización, tesorería, acción sindical, acción social, jurídica y pro-presos y patrimonio.

Se eligen para un período de dos años, y su cargo está siempre a disposición de aquellos que lo nombraron, que pueden destituirlo en cualquier momento.

En los sindicatos no muy numerosos, estos cargos se reducen, según las posibilidades.

Los comités no tienen voto, no pueden realizar propuestas y no tienen representación alguna a la hora de tomar decisiones.

¿Cómo se ejerce la representación de un sindicato local en una reunión regional?

Según un orden del día previsto con antelación, los sindicatos toman sus acuerdos en asamblea.

En esa misma asamblea eligen a uno o varios afiliados que son los que asisten a la reunión regional, y que no tienen por que ser los que ocupen los cargos antes citados.

Los delegados elegidos están obligados a trasladar exactamente los acuerdos de su sindicato local, y dar después cuentas a éste de su actuación, que valora según las actas de la reunión, si la representación ejercida ha sido acorde a lo encomendado.

Del mismo modo se hace en las reuniones regionales para acudir a una de nivel nacional.

No a la reforma

¿Qué hacemos?

Desde las Secciones Sindicales (conjunto de trabajadores de una empresa afiliados al sindicato), intentamos informar y difundir de forma continuada las cuestiones que se van presentado, no sólo las que afectan a esa empresa exclusivamente, sino a la clase trabajadora en su conjunto. De forma cotidiana, procuramos atender todas las consultas que nos realizan los trabajadores sobre cuestiones laborales a nivel jurídico, y ofreciéndoles el sindicato como herramienta de lucha.

Por otro lado, se realizan acciones de lucha concretas contra despidos, impago de salarios, incumplimientos de convenios, y cualquier tipo de irregularidad laboral, de la que tengamos conocimiento a través de los afiliados directamente, o bien que nos haga llegar cualquier trabajador. El sindicato, junto al trabajador o trabajadores afectados, elabora un plan tendente a resolver el problema planteado, a través de una denuncia judicial cuando sea necesario y con una campaña de difusión del problema y de presión sobre la empresa en cuestión.

En estos casos la solidaridad es nuestra mayor fuerza, ya que independientemente de en qué trabaje cada afiliado, sumamos nuestros esfuerzos para realizar estas tareas. En CNT se llevan a cabo campañas de propaganda de índole local, sobre problemas laborales específicos de la localidad , y otras generales, que siempre a propuestas de algún sindicato, se adoptan a nivel regional o nacional.

Del mismo modo, se realizan campañas y acciones en el ámbito social; educación, ecología, inmigración, contra la guerra, contra las diferentes formas de explotación.

En Valencia, organizamos regularmente todo tipo de jornadas culturales, charlas, conferencias, etc. Participamos también en la organización de la Feria del Libro Anarquista y la Feria Alternativa, que se realizan todos los años en la ciudad de Valencia.

Además, el sindicato dispone de una distribuidora en la que disponemos de libros, dvd’s, cd’s y diverso material más a la venta.

Y, cómo no, disponemos de una gran biblioteca a disposición de todos los afiliados.

Confederación Nacional del Trabajo. CNT-AIT. C/ Progreso 126, Cabanyal, Valencia. Telf: 963419341. Email: valencia@cnt.es