Archivo de la categoría: Cultura

XVI Mostra del LLibre Anarquista

Del 11 al 17 de Abril se celebrará en València la XVI Mostra del Llibre Anarquista en la que se realizarán exposiciones, debates, conciertos, presentación de libros, talleres infantiles y otras actividades interesantes que podrás consultar en la web de La Mostra.

Además, el sábado 16 y domingo 17 CNT-Valencia montará la Distribuidora junto a otros colectivos y organizaciones en la Plaza del Carmen, donde podrás adquirir libros, periódicos, camisetas y diverso material de temática libertaria. Seguir leyendo XVI Mostra del LLibre Anarquista

[Igualdad Real] Mi género no me capacita: mis aptitudes y mis méritos sí

¿Está capacitada una mujer para construir una casa? ¿Y para apagar un fuego, conducir un camión, arreglar un coche o para dirigir?

Las trabajadoras con empleos masculinizados (albañil, mecánica, minera, conductora, bombera, capataz, etc.) sufren la lacra de una división sexual del trabajo, construida en base a unos roles de género que la sociedad -fundamentada en un sistema patriarcal- inculca a las personas desde la infancia.

Así, trabajos relacionados con los cuidados y el hogar (sanidad, enseñanza, limpieza, textil, etc.) se asocian a una supuesta capacidad vinculada a la sensibilidad o ‘naturaleza femenina’. Por el contrario, en los sectores masculinizados, las trabajadoras deben luchar contra los estereotipos que apuntan a que no tienen resistencia o fuerza física o que no están capacitadas para trabajar con maquinaria, herramientas o dirigiendo a otros/as trabajadores/as.

En muchos de los casos, estas trabajadoras, a pesar de estar avaladas por su formación o experiencia, o de haber superado las pruebas necesarias para el puesto, se enfrentan a la falta de confianza de sus propios compañeros de trabajo, o de la clientela, que cuestionan su capacidad para desempeñar su labor. En otras ocasiones, la estereotipación, la falta de confianza o el paternalismo puede derivar en un entorno laboral hostil o incluso ofensivo, donde la infravaloración hacia las trabajadoras, las bromas sexistas, el aislamiento social o el acoso sean habituales.

Las trabajadoras que ocupan empleos masculinizados evidencian que la división sexual del trabajo proviene de una construcción socioeconómica del patriarcado que, igualmente, puede deconstruirse, demostrando que la capacidad y los méritos son los únicos elementos válidos que deben ser tenidos en cuenta para ganarse el respeto y la confianza en el entorno laboral.

Frente a la estereotipación, invisibilización y discriminación de las mujeres que ocupan empleos masculinizados, hay que decir alto y claro que:

Únicamente las aptitudes y méritos de las trabajadoras son aquello que debe considerarse en relación a su puesto de trabajo.

Las trabajadoras merecen y deben contar con la misma confianza y respeto que se da al hombre, de forma automática, al comenzar a desempeñar su trabajo -pues es habitual que las mujeres en empleos masculinizados sean cuestionadas por defecto, algo que no suele ocurrir con un albañil, un mecánico o un bombero, por ejemplo.

Las bromas sexistas, la discriminación o el acoso no debe ser relativizado o justificado. Debe denunciarse, señalando a quienes lo realizan como lo que son: machistas y/o acosadores.

Web-Construcción

#TodosLosDíasSon8deMarzo

Os recomendamos los siguientes dosieres sobre género, editados por las Secretarías de Acción Sindical y Social de la CNT:

Desempleo y mujeres en la crisis (PDF)
Mujeres, Sindicalismo y Sociedad (PDF)

Federación Local de Valencia
Confederación Nacional del Trabajo (CNT)

[Igualdad Real] Ve sola: me da miedo que pierdas tu libertad y tu independencia

¿Cuántas veces te han piropeado o dicho obscenidades al pasar por delante de un hombre? ¿Cuántas veces te ha tocado un desconocido en un bar o en el autobús? ¿Cuántas veces te han prevenido sobre la ropa que llevabas puesta y lo que ello podría provocar? ¿Cuántas veces te han seguido desconocidos por la calle? ¿Cuántas veces has sentido miedo al tener que caminar sola de noche?

¿Cuántas veces NO has hecho algo sola por temor a ser agredida sexualmente?

La actitud paternalista que te infantiliza, que el refresco en la ronda del bar te lo pongan a ti sin preguntar y tu bebida alcohólica se asigne a un hombre automáticamente, que se dirijan a tu acompañante masculino y no a ti, que la cuenta se la den ‘por defecto’ a tu acompañante masculino, que pagues tú y le devuelvan a él, que te valoren por tu físico y no por tu capacidad, que te piropeen por la calle, que te adviertan sobre la ropa que llevas puesta o sobre el peligro de ir sola. Seguir leyendo [Igualdad Real] Ve sola: me da miedo que pierdas tu libertad y tu independencia

[Igualdad Real] Seguimos en la brecha

¿Cuáles son las funciones de un trabajador que limpia cristales –sin altura- y las de una limpiadora?

Es obvio que la brecha de género no parte de que en un mismo empleo con iguales funciones una mujer y un hombre cobren salarios diferentes, pues esto sería una ilegalidad palmaria fácilmente demostrable. Ese, es el argumento tipo habitualmente utilizado para cuestionar o relativizar la existencia de la brecha de género. Pero para comparar el salario femenino y el masculino es necesario considerar situaciones similares respecto a variables laborales como: tipo de jornada, ocupación, tipo de contrato, etc., que inciden de forma importante en el salario[1].

En el caso de la imagen, observamos que en un sector claramente feminizado, como es el de la limpieza, encontramos en numerosas ocasiones que los hombres que ejercen un trabajo de igual valor son clasificados en una categoría profesional diferente (peón, peón especializado, etc.) y, por tanto, perciben un salario mayor. Asimismo, en otro de los paradigmas de la precariedad de los sectores feminizados, las camareras de pisos perciben en muchos de los casos pluses inferiores a los trabajadores de la cafetería o la cocina de la misma empresa[2]. Seguir leyendo [Igualdad Real] Seguimos en la brecha

[Igualdad Real] A las mujeres también nos gusta follar y no queremos ser estigmatizadas por ello

Si no lo has vivido en primera persona, muy probablemente lo hayas presenciado o incluso has sido tú mismo/a quien haya hecho un juicio moral similar al de la imagen.

Pero, ¿por qué la sociedad suele elogiar, admirar o incluso envidiar al hombre que disfruta de su sexualidad en libertad y condena a la mujer que hace exactamente lo mismo? ¿Por qué la sociedad sigue distinguiendo entre ‘machotes’[1] y ‘zorras’[2]? Seguir leyendo [Igualdad Real] A las mujeres también nos gusta follar y no queremos ser estigmatizadas por ello