Periódico CNT nº419 – Mayo 2015

Ya se encuentra disponible el número 419 del periódico CNT correspondiente al mes de mayo del 2015.

El periódico se puede comprar en los siguientes lugares:
CNT-Valencia → Calle del Progreso nº126, Cabanyal-Canyamelar (ver mapa)
Librería Primado → Avenida Primado Reig nº102, Jaume Roig (ver mapa)

Y está disponible para consulta en:
Kaf Café → Calle Arquitecto Arnau nº16, Benimaclet (ver mapa)
Café Cronopio
Calle del Barón de San Petrillo nº46, Benimaclet (ver mapa)
La Gramola
Calle del Barón de San Petrillo nº9, Benimaclet (ver mapa)
Crit i Nit Calle Doctor García Brustenga nº8, Benimaclet (ver mapa)
Biblioteca Anarquista de l’Horta Calle Diógenes López Mechó s/n, Camí de Vera (ver mapa)
Mendiclub Restobar → Calle Poeta Durán y Tortajada nº4, Ciutat Jardí (ver mapa)
Taska Gat → Calle Campoamor nº42, Ciutat Jardí (ver mapa)
El Asesino → Plaza Cedro nº1, Ciutat Jardí (ver mapa)
Slaughterhouse → Calle de Denia nº22, Ruzafa (ver mapa)
La Tavernaire → Calle de Denia nº18, Ruzafa (ver mapa)
Biblioteca Municipal d’Alginet Calle Arzobispo Sanchís nº29, Alginet (ver mapa)

cnt 419 mayo_opti

Descargar periódico

El 24 de mayo no votamos. 365 días de autogestión

El día 24 de mayo hay elecciones de nuevo. Se nos dice que es tiempo de elegir a quienes nos representarán durante cuatro años, a quienes -dicen- habrán de solventar nuestros problemas con su quehacer diario.

De poco vale esperar cambios profundos metiendo sangre nueva en las instituciones. Hay una vieja verdad que a cada tanto reverdece: el poder corrompe a quien lo ostenta. La experiencia demuestra que no podemos aspirar a transformar la sociedad desde los parlamentos, ni siquiera en el ámbito municipal; en la CNT pensamos que no se puede construir un mundo nuevo, más libre e igualitario, utilizando las herramientas que nos dieron los amos.

Es tiempo de tomar la vida en nuestras manos y dejar de confiar en políticos, mesías y supuestos benefactores. Los trabajadores y trabajadoras no podemos seguir esperando. De nada vale criticar a los políticos si luego, a la hora de la verdad, se acude a las urnas y nos quedamos de brazos cruzados. Se legitima el robo, el abuso de los que más tienen, la angustiante falta de libertad. Hay que lanzarse decididamente a la conquista de unan ueva sociedad donde, por encima de todo, prime la justicia social, donde la economía esté al servicio del pueblo (y no al revés).

Tenemos razones de sobra para dejar de obedecer sus normas. Nos quieren atados de pies y manos; así que, antes que nada, dejemos de acatar el dictado de los que quieren dominarnos: que no votar signifique hacernos responsables de nuestros propios problemas, que no votar sea un ejemplo de que hemos apostado por cambiar la sociedad desde la base y entre iguales. Da igual quien sea el alcalde, solo se cumplirán nuestras reivindicaciones si luchamos unidos.

Los años de crisis económica han hecho que miles de personas levanten la cabeza para buscar ayuda entre los suyos. Se cuentan por miles las victorias invisibles de los de abajo. Cada desahucio parado, cada huelga ganada, cada derecho laboral que hacemos valer, cada vez que nos organizamos para no dejarnos pisotear, estamos demostrando que no necesitamos a los políticos para resolver nuestros problemas y que la solidaridad funciona.

Debemos ser capaces de tomar las decisiones en común, sin que nadie tenga el privilegio de representarnos permanentemente; confiemos en nuestra capacidad para luchar al margen de líderes políticos y liberados sindicales. Es tiempo de hacer frente a los que mandan empezando por abajo, de ponerle freno a este desastre permanente llamado capitalismo. Hay que seguir construyendo: en cada plaza, en cada barrio, en cada pueblo, en cada centro de enseñanza, en cada fábrica, no perdamos el tiempo eligiendo a los que, una y otra vez, nos volverán a traicionar, y vamos a juntarnos para defender nuestros derechos, hacer valer nuestra manera -más libre e igualitaria- de ver el mundo y avanzar en la conquista de una nueva sociedad que nazca de las ruinas de este sistema criminal que pretende arrebatarnos el futuro y la esperanza.

En la CNT lo tenemos claro: no se trata de votar para cambiar de amo ni de confiar nuestros problemas a ningún político o liberado sindical de turno; se trata de enfrentar el reto de luchar por lo que es nuestro sin delegar en nadie, organizando nuestro esfuerzo y nuestras ganas de vivir de otra manera, en un mundo más libre y justo.

Por eso mismo, el 24 de mayo: nosotras no votamos.

Anarcosindicalismo: 365 días de lucha, 365 días construyendo autogestión.

Secretariado Permanente del Comité Confederal

En este número:

  • Portada | El anarcosindicalismo exhibe su fuerza el 1º de mayo en todos los territorios
  • Sindical pág 9 | Martín Paradelo asume una CNT volcada en su XI Congreso Confederal
  • Economía pág 10 | ¿Está el euro a punto de estallar?
  • Actualidad pág 12 | Fukushima cuatro años después
  • Global pág 18 | Movilizaciones contra la Expo de Milán
  • Memoria e Historia pág 21 | 1º de Mayo: 125 años de un símbolo en la lucha obrera
  • Cultura cuadernillo central | Entrevista a Pamela Palenciano: “El amor romántico pierde a las mujeres”
  • Opinión pág 26 | ¿Qué respuesta dar ante la creciente represión del Estado?
  • Contraportada | Nuestros locales // Bilbao: Diez años en el Casco Viejo más combativo